Cuando los cuidados de belleza se convierten en extremos

Cuando los cuidados de belleza se convierten en extremos

Nuestra belleza necesita cuidados permanentes, pero cuando los cuidados de belleza se convierten en extremos nada atractivos, ni femeninos si nos referimos al género, ahí aparecen diversos trastornos de la alimentación como por ejemplo anorexia, bulimia; así como el dismórfico corporal; entre muchos otros.

Pero el que hoy me ha llamado la atención como para comentártelo, es el trastorno denominado Tanorexia, del cual tal vez ya hallas escuchado hablar o tal vez no. De cualquier manera te voy a dar algunos datos como para que lo identifiques, mientras te muestro algunos ejemplos de famosos y famosas retratadas en fotografías.

Este trastorno, es el generado por la obsesión compulsiva que presenta una persona por obtener, y sobre todo mantener una tonalidad de piel mucho más oscura que por naturaleza genética presenta; mientras que lo peor según mi humilde opinión, es que mentalmente hablando jamás logra encontrar ese tono que tanto ansía, ya que frente al espejo siempre se verá pálida.

Tanorexia-Belleza

Ejemplos mundialmente reconocidos de excesivo y mantenido bronceado al extremo, son el de Julio Iglesias, así como el de Donatella Versace y  el de Valentino. Al igual que se ve claramente en la actriz Lindsay Lohan, de quien ya se sabe sufre de muchos trastornos.

Acuden a centros de belleza especializadas en bronceado, se compran todos los productos de cosmética que se lea en su etiqueta la palabra “Autobronceantes”; muchas veces también acuden al maquillaje, pero aparentemente nunca logran llegar al color de piel que quieren y se frustran, se deprimen; y también acarrean finalmente un sinfín de problemáticas de la piel que pueden inclusive, desembocar en un cáncer de ese órgano tan importante que nos recubre todo el cuerpo y nos protege. Y aún más, se ha comprobado médicamente,  que estas personas generalmente caen en la anorexia si no logran broncearse. Realmente un trastorno complejo y con diferentes matices en cada caso.

Por ello mi querida lectora, te aconsejo que trabajes para mantenerte bella, femenina, y saludable, todo en un contante equilibrio para el cual deberás estar atenta pero no demasiado. En definitiva, mantente mujer y femenina.

Sin Comentarios

Deja tu comentario