Cosas que no debes hacer al plancharte el pelo

Cosas que no debes hacer al plancharte el pelo

errores al plancharte el cabello

Ya hemos hablado de como nos gusta llevar el pelo liso y que este no es un efecto natural. Entre los métodos de alisado se hallan muy asentados en nuestra rutina en uso de secadores y planchas, sobre todo para quienes quieren un liso extremo. Entre estos dos métodos la plancha es más rápido y menos complicado, aparte de proporcionar un brillo extra, siempre y cuando la usemos bien. No obstante, ¿sabes si lo estás haciendo así?

De este modo, como reza nuestro título, hoy os vamos a resumir lo que no hay que hacer al planchar el pelo.

  • Siempre partimos de que no hay que abusar de la plancha y que siempre a ser posible hay que evitar usarla con el pelo húmedo y sin recurrir a un protector térmico. Si somos obsesas de nuestro look, quizás debemos alternar esto con tratamientos de queratina o alguna permanente poco agresivo (con poca frecuencia)

 

  • Ya dijimos en su momento sobre los cuidados del cabello que no hay que escatimar en la inversión de nuestras tenacillas, planchas o secador. Bien puntualizamos, tampoco es necesario comprar la más cara. Ese es otro error: un vendedor intentará que te vayas con la más cara, pero con que te quedes en un término medio vale. Nunca optes por las planchas de aluminio o acero, mejor si son cerámicas o, los profesionales recomiendan, de titanio (transfieren mejor el calor y minimizan el número de pasadas)

 

  • Una vez que ya te has decidido por unas, no compres las más grandes para acabar antes. No creas que a más pelo mayor placa de calor, de cualquier modo hay que ir mechón a mechón, así que depende de el grosor del pelo y la longitud, pero sobre todo de el tipo de alisado que quieres.  Así para un flequillo o un cabello fino, vale con una pequeñita, para hacer ondas, las de tipo standard, y sólo las anchas para melenas largas a la que queremos un liso estricto.

 

  • No des muchas pasadas ni emplees la temperatura máxima, pues te abrasarás el pelo. Una vez que veas un mechón liso, seguir pasando la plancha no aumenta el efecto y si lo has conseguido con exceso de calor, puede que hayas dañado el pelo. La resistencia al calor también depende del grosor y de su estado, finos y teñidos requieren temperaturas más bajas.

 

  • En consecuencia, si tienes tiempo, no lo hagas del tirón. El calor es nocivo y debilita el pelo, que cuanto más caliente está más quebradizo se vuelve. Así que espera unos segundos entre pasada y pasada de mechón.

 

  • No uses espumas ni lacas antes de plancharte el pelo. Aparte del protector y las mascarillas en la ducha, no le eches nada al pelo, estas lociones de fijación previa ensucian el pelo y facilitan que se queme. Puedes aplicar algún fijador después, pero que no sea muy acuoso, que pueden re-ondular el pelo, pero aceites o serum, o lacas específicas, en muy pequeñas dosis y bien repartido desde la mitad de la cabellera a las puntas (sin pegotes) puede ayudar a la conservación de la línea recta y el brillo. El truco aplícalas a una distancia de al menos 30 cm en el caso de sprays.

Imagen | John Kasawa

 

 

 

 

 

 

 

5 Comentarios

Deja tu comentario